¿Lo sabías?

Para avanzar en tu entrenamiento necesitarás entrenar tanto en la zona de quema de grasas como en la de forma física. Sea cual sea tu objetivo de entrenamiento, ambas zonas son necesarias. Tu cuerpo necesita un tiempo de sesión en la zona de quema de grasas, trabajando a baja intensidad. Te ayuda a prepararte para tu entrenamiento en zonas de frecuencia cardíaca superiores que mejoran tu forma física. Con un entrenamiento variado, te asegurarás el logro de los progresos que deseas.


A una persona activa le resultará fácil guiar su frecuencia cardíaca hacia la zona correcta. Al principio, a una persona que acaba de empezar le puede resultar difícil mantener la frecuencia cardíaca en la zona de quema de grasas. En su lugar, la frecuencia cardíaca puede desplazarse muy fácilmente hacia la zona de forma física, aunque los principiantes deberían mantenerse en ella al principio con moderación. Tras unas semanas, les empezará a resultar cada vez más fácil mantener su frecuencia cardíaca en la zona correcta. A medida que su metabolismo de lípidos se desarrolle, también notarán que cuentan con una mejor preparación para situar su cuerpo con mayor facilidad en la zona de forma física. Practicar ejercicio con pulsometro garantizará que lo haces de la forma correcta.


*Info cedida por Polar

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*